Renta 2013: Deducciones por alquiler de vivienda

agenciatributariaAunque en la renta del 2013 se haya eliminado la deducción por adquisición de primera vivienda para nuevas compras de pisos y casas, el Gobierno mantiene las deducciones por alquiler de la vivienda, tanto para propietarios como inquilinos.

Hay que recalcar que, para poder aplicar las deducciones, se deben poder demostrar tanto los ingresos como los gastos, así que los alquileres en “B” no son computables.

 

Propietarios:

Los propietarios de viviendas alquiladas están obligados a hacer la declaración de la renta, pero pueden deducirse varios gastos relacionados con el mantenimiento de la vivienda, así como la aplicación de reducciones en los ingresos totales del arrendamiento.

Los gastos deducibles son los siguientes:

  • Los intereses de la hipoteca
  • Impuestos, tasas y primas (IBI, tasa de recogida de basuras y primas del seguro del hogar)
  • Gastos de comunidad y administración de todo lo relacionado con la finca
  • Conservación, mantenimiento y reparación (Limpieza, pintura, reparación de ventanas, calefacción o elementos eléctricos)
  • Un 3% del valor de construcción, por motivos de desgaste del inmueble

Y, en respecto a las reducciones en los ingresos del arrendamiento, el Gobierno permite una reducción del 100% si el inquilino tiene entre 18-30 años o si tiene entre 18-35 años y se firmó el contrato antes de 2011. Y una reducción del 60% si el arrendador tiene más de 35 años.

 

Inquilinos:

Para los inquilinos, el Gobierno permite la deducción del 10,05% del total del alquiler pagado durante el 2013, con un máximo de 9.040€ para las rentas de hasta 17.707,20€ anuales.

Para las rentas comprendidas entre 17.707,20€ y 24.107,20€ anuales, el máximo se establece restando de 9.040 la multiplicación por 1,4125 de la diferencia entre la base imponible de la renta y  los 17.707,20 euros anuales. Por ejemplo, si nuestra base imponible son 20.000€, habría que restar primero los 17.707,20, siendo la diferencia 2.292,80. Luego lo multiplicaríamos por 1,4125, dando como resultado 3.238,58. Y, para finalizar, restaríamos esa cantidad de los 9.040. El resultado final son 5.801,42€, ese sería nuestro máximo.

En definitiva, si alquilamos un piso, el Gobierno nos permite deducir hasta 908,52€ anuales.

 

Este es un vídeo explicativo para aplicar las deducciones en nuestra declaración: